Captura de pantalla 2017-06-19 a las 15.00.27

La personalidad distintiva de la Coca de Cal Mossèn

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Una costra crujiente, una miga de textura esponjosa y un sabor entre dulce y salado, como el de antes. Así es la Coca de Cal Mossèn. Se puede combinar con infinidad de platos y sabores, incluso con los más osados, pero es la mejor base de los principales platos de cocina catalana tradicional, como una escalivada, una butifarra con judías o una tabla de jamón y quesos.

La Coca de Cal Mossèn resulta perfecta para hacer un buen pan tostado untado con tomate, con un poco de aceite de oliva y un pellizco de sal. Se trata de una propuesta gourmet que sabrán valorar aquellos que busquen productos tradicionales pero, a su vez, diferentes y con carácter para aportar un toque de originalidad a la mesa.